La delgada línea entre el éxito y el fracaso

Comparto esta foto de mi amigo de Facebook Diego García porque me ha hecho meditar sobre lo delgada que es la línea entre el éxito y el fracaso, la risa y el llanto, el éxtasis y la decepción.
¿Os habéis parado a pensar que hubiese pasado si Ramos no mete ese gol en el tiempo de descuento? Vamos a ver…
Como el gol entró, se forzó una prórroga en la que el Atleti cayó fulminado. El Madrid volvió a ser el equipo campéon, el equipo ejemplo de la lucha hasta el final, del triunfo de la épica, el Atleti volvió a ser el equipo del infortunio, el de las grandes decepciones, volvió el espíritu de la final de Bruselas en el 1974, la leyenda del Pupas, el Patético de Madrid. Los madridistas extasiados, los atléticos deprimidos; las calles y plazas de muchos rincones de España llenos de banderas blancas al viento con los altavoces haciendo sonar el himno del Madrid, los atléticos llorando su enésima desilusión. Escuchando otra vez aquello de “sois unos sufridores”, “sois unos perdedores”. Unos segundos antes del gol de Ramos, los comentaristas del partido, madridistas indisimulados, ya estaban haciendo leña de un árbol que todavía no había caído, estaban cambiando media plantilla, dudaban de la calidad de Casillas, decían que vaya cantada el gol; Ancelotti por lo que se ve ya no valía, había que cambiar de entrenador, pero chico… Ramos conectó un cabezazo espectacular y metió el balón por donde Tibu no llegó… ¡¡todo cambió!! Ahora nos olvidamos de la cantada de Casillas, ahora sí vale, ahora Ancelotti es el héroe de la Décima, ya puede renovar. Florentino que había gastado cientos de millones en los mejores futbolistas del mundo buscando su ansiada Décima ahora es un presidente modélico que se presentará a la reelección si hace falta. Si el gol de de Ramos no hubiese entrado tito Floren sería un fracasado, estaría pensando en dejarlo, Ancelotti no sería renovado. Los niños del Madrid estarán en las aulas toda la semana dando por saco a los atléticos olvidándose de que estos, todavía y hasta el año que viene son los campeones de una Liga dura y competitiva, pero eso ya no vale, ahora sólo la Copa de Europa. Con el gol de Ramos, ahora se dice: “El Cholo se equivocó” “no fue a por el partido, si va a por él lo gana” “no se debió encerrar, tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe” “no debió jugar Costa, privó al equipo de un jugador fresco en la prórroga o en los momentos finales del partido”… pero ¿Y si el gol no entra? Si el gol no entra el Atleti hubiese sido campeón. Muchos pueblos y ciudades de España (sobre todo en la Comunidad de Madrid, Extremadura y Castilla La Mancha) se habrían inundado de miles de aficionados colchoneros ondeando sus banderas rojiblancas y haciendo sonar el himno del Atleti de Madrid o la canción de Sabina “Motivos de un sentimiento”. Los madristas no hubiesen tenido su paseo triunfal por las calles de Madrid, el Bernabéu no se hubiese llenado el domingo con miles de aficionados para rendir homenaje a su equipo, los niños del Madrid no habrían estado riéndose de los del Atleti en los patios de los colegios. ¡¡Lo que cambia un gol!! ¿Habéis visto lo delgada que es la línea entre el éxito y el fracaso? ¿Entre la alegría y la pena? ¿Lo habéis pensado? ¡¡Como cambia todo un gol!! ¡¡Un simple gol al final del tiempo reglamentario de un partido de fútbol!! Ahora Ancelotti es un entrenador de éxito, consiguió la Décima; si el gol de Ramos no entra, sería un fracasado. Los jugadores del Madrid ahora son idolatrados, si hubiesen perdido se diría que son unos flojos que se dejaron ganar por unos patéticos gladiadores de un equipo segundón, se diría de ellos, como decía Mou de algunos, que se pasan más tiempo mirándose en el espejo que jugando al fútbol. Meditad, meditad sobre cómo es la vida y cómo son las cosas, como un simple gol lo cambia todo. Yo orgulloso de mi Atleti, hemos caído con honor, no se les puede reprochar nada, no sirven lamentaciones, ya decían aquello de fútbol es fútbol y a veces es cruel, pero siempre uno gana y otro pierde. La inmensa mayoría de los madridistas han sabido reconocer el valor del Atleti, por eso les ha sabido tan dulce el triunfo y lo han celebrado tanto, porque les ha costado mucho trabajo, el resultado fue engañoso ya que los goles cayeron ya muy al final del partido. Y a los atléticos, eso, la cabeza bien alta hostias, que el Atleti es el Atleti y tenemos que estar orgullosos del él. Hemos sido campeones en una liga en la que no todos jugamos con los mismos medios, donde las diferencias económicas son bestiales, podemos sentirnos orgullosos. Sólo me queda felicitar a los campeones y a los subcampeones. Que recuerden la delgada línea que separa el éxito del fracaso, la hemos tenido ahí. El fútbol da muchas oportunidades de revancha y seguro que la tendremos. Volveremos a reír ¡cómo no! hemos perdido la Copa de Europa pero somos campeones de Liga coño ¡que no se os olvide!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s