San Miguel

 

FERIAS Y FIESTAS DE SAN MIGUEL

A continuación pueden leer el artículo escrito por mi buen compañero y amigo Domingo Quijada González, Cronista Oficial de Navalmoral de la Mata, con motivo de la publicación de un programa de las Ferias y Fiestas de San Miguel. Si lo leen se darán una idea bastante aproximada de cómo son nuestras Ferias.

Introducción

Según las Sagradas Escrituras, ante la rebelión de Lucifer, el arcángel San Miguel formó parte del triunvirato que capitaneó a los ángeles buenos contra los malos. Por eso la Iglesia lo venera como protector frente al mal, como centinela: el que habrá de pesar las almas el día del Juicio…

De este modo, se le representa con espada y balanza, matando al dragón o armado de escudo y lanza. Tal vez, por ello, esa labor de vigía tuvo algo que ver con su relación pecuaria, con la devoción que los ganaderos le tenían: lo cierto es que las dos fiestas que se asocian a este santo (la del 29 de septiembre y la del 8 de mayo -que conmemora la “Aparición de San Miguel”-) están relacionadas con la trashumancia del ganado en nuestro país, cuando bajan de la sierra -la primera de ellas- y cuando regresan -la segunda-.
Esta devoción hacia él, así como la Feria de San Miguel en septiembre es muy antigua en nuestra villa debido a la tradición e importancia agropecuaria de Navalmoral y comarca: así, en el siglo XVIII ya existía, de acuerdo con los datos que obran en nuestro poder, aunque es más que verosímil su celebración en fechas anteriores.
Como muestra de ello, uno de los barrios más típicos de Navalmoral, el del “Perchel”, se denominó barrio de “San Miguel” hasta finales del siglo XIX. Fue a finales del siglo pasado cuando llegan los ferroviarios y le cambian el nombre ante la llegada de una simpática malagueña que procedía del barrio malacitano del Perchel.
Hablando de esta Feria, nuestros antepasados tomaron esta festividad como hito de referencia que condicionaba la economía agraria: arriendos, contratos, transacciones, préstamos, etc. Pero también aprovechan esos días de trato para comprar lo necesario, intercambiar productos y “darle gusto al cuerpo”.

Ubicación

Fue muy variable a lo largo de los años, como exponemos a continución:
En el siglo pasado se celebraba junto a los Caños Viejos (actual Plaza de Abastos), donde había un pilar magnífico y tres charcas. Se extendía hasta el antiguo Canchigordo (hoy Ferial).
Pero al comenzar el siglo XX, ya se realizaba en El Espadañal: a donde lo trasladaron dadas las escasas dimensiones del anterior.
Sin embargo, en agosto de 1.904 la traslada a La Parrilla, “por tener más agua”.
En 1.924 vuelven a trasladar el recinto ferial a la dehesa del Espadañal (al “rincón” limitado por la vía férrea y la carretera general). Lo que repiten durante la II República, tras un intento de regreso a la zona de La Parrilla.
Tras la Guerra pasaría al Canchigordo. Pero en 1.945 tuvo que sufrir un breve traslado a La Parrilla, “por ser más llano”.
En 1.947 regresa de nuevo a la zona que, desde entonces, tomaría el nombre del Mercado (en el citado “Canchigordo”, donde hoy están los colegios públicos “Campo Arañuelo” y “Sierra de Gredos”). Para ello el municipio tuvo que adquirir esos terrenos -que importaron 97.394,3 pesetas- mediante “aportaciones voluntarias”.

Evolución posterior

Ya no cambiaría de lugar, y allí siguió durante los años 50, 60 e inicios de los 70. Y construyen en ese lugar un pilar y abrevadero para el ganado. Más tarde instalan una báscula y un embarcadero, cuyo restos aún se aprecian en el patio de recreo del colegio Campo Arañuelo.
Llegamos a 1.970, cuando -aunque la Feria de Ganado se sigue celebrando en el lugar anterior- llevan las atracciones a la avenida de Las Angustias: desde la ermita hasta el prado de los Toboso, cuyo lugar se instaló la plaza de toros portátil e incluso el Concurso de Albañilería de 1.971.

El ocaso de la Feria

Se produce cuando desaparece (lo mismo que la de Abril) a mitad de los años 70, debido a la “crisis agraria” y al “éxodo rural”; destinando este gran solar para ubicar los dos colegios públicos antes mencionados, por lo que los necesarios tratos de compra-venta de ganado se realizan a partir de entonces en la distinguida cafetería Gredos o en otros bares próximos.
Después intentan habilitar un Mercado Comarcal de Ganado en la Dehesa de Abajo (junto al actual polígono industrial) sin éxito.

Recuperación

Tuvo lugar en 1.983 -de acuerdo con la promesa del nuevo alcalde de entonces, Javier Corominas Rivera- con actos muy llamativos.
Pero lo que no se recupera es la feria de ganado.
A lo largo de los años se han ido resucitando e incorporando otras actividades con gran éxito, como el “Concurso de Albañilería”, la “Feria de Artesanía”, la “Feria del Automóvil” o la “Muestra de Productos Extremeños”.
A partir de entonces la progresión ha sido espectacular, como podemos valorar a través de los diversos actos programados en las últimas ediciones y que están en el recuerdo de todos los moralos.
Así está la situación actual. Y, como es natural, su futuro es fácil de adivinar: la Feria de San Miguel será la que nosotros -con nuestro apoyo y asistencia- y nuestras autoridades -con las gestiones oportunas- queramos.

© Domingo Quijada González

PROGRAMAS OFICIALES DE SAN MIGUEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s